Hacerse con la institución. Hacer lugar. Por Marita Manzotti

Foto tomada en abril de 2018 en Barcelona durante el Foro sobre autismo durante la presentación de Marita Manzotti

¿Cómo dirigirnos entonces a los sujetos con los que trabajamos y para proponerles qué?

Considero que  el psicoanálisis de la Orientacion Lacaniana nos empuja a la invención cuando se trata de instituir un topos, un lugar –de alojamiento de la singularidad que presentan algunos niños cuyos síntomas no posibilitan la facilidad del lazo.

La institución, para nosotros, tiene una función extraña. Por una parte se instituye como referente para  padres,  profesionales, niños y adolescentes, hace lo común. Y por otro,  aloja  en su corazón el vacío fecundo del “no saber” y el consiguiente esfuerzo por mantener el ejercicio del “saber hacer”.

Es desde esta perspectiva que, “desconfiar de la máquina de producir sentido”[1] encarnada por muchas de las instituciones que se ocupan de los niños y adolescentes, se torna una dirección en relación a la convocatoria de estas jornadas. El empuje a una continuidad de sentido que sabe, que denota, que etiqueta y clasifica la producción (muchas veces estrafalaria) de estos sujetos implica que nuestra posición se afianza en la dirección opuesta. Apuesta al corte, a la parsimonia, a la paciencia y a la tolerancia al sin sentido.

A partir de considerar los pequeños detalles, “nanosoluciones”[2] con los que el parlêtre intenta resolver la hojarasca de la vida que lo invade, el psicoanálisis nos orienta en la dirección de una invitación al despliegue de la propia producción (con el lenguaje, con el cuerpo, con la mirada, con la voz, con el otro)  bajo la transferencia que dicha confianza en ello produce.

 El sujeto despliega su trabajo y despierta si hay un  hacer nuevo[3]con el impacto del significante sobre el cuerpo, que le permite un cierto tratamiento, una cierta escritura de goce.  Esa posibilidad está siempre disponible, inciertamente disponible y cuando el encuentro-acontecimiento se da, ello se verifica en el acto del sujeto que encuentra mejores arreglos para vivir.


Marita Manzotti es directora de “Hacer lugar”, Fundación para la Asistencia Investigación y Docencia en Autismo y Psicosis Infantil, y psicoanalista en Buenos Aires, miembro de la EOL y de la AMP.


[1] Eric Laurent. Las partidas del CIEN. Cuadernos del CIEN/5 pág. 81- 2004. Bs. As.

[2] Marita Manzotti. El cuerpo del autista en la economía de goce. Revista Virtualia. Revista digital de la EOL N°35. Agosto 2018.

[3] Eric Laurent. Disrupción del Goce en las locuras bajo Transferencia.  Revista Virtualia. Revista digital de la EOL N°36. Marzo 2019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: